ASTEROIDE DESTRUIDO

Parece un día más en la Tierra: acaba de amanecer, el sol brilla en el horizonte, los pájaros cantan en las ramas de los árboles… pero, de repente, algo oculta al astro rey. Un elemento de gran tamaño empieza a tomar forma en el cielo y cada vez se acerca a más velocidad hacia la superficie.

Es un asteroide que, desde el espacio exterior, ha conseguido superar nuestra atmósfera y se dirige irremediablemente contra nuestro planeta. Este podría ser, sin ningún género de dudas, el guion de una película que hemos visto más de una vez. Sin embargo, aunque parezca mentira, los científicos estudian cómo evitarlo.

.

Aunque pueda sonar a ciencia ficción, algunos de los científicos más reputados del mundo estudian la manera de defender a nuestro planeta del posible impacto de un asteroide. La propia NASA ha puesto en marcha un ambicioso proyecto con el que no solo intenta monitorizar qué asteroides podrían ser potencialmente peligrosos para nosotros, sino que también busca encontrar la manera más efectiva de defendernos para evitar un hipotético impacto. Este 30 de junio, Día Internacional de los Asteroides, podemos confirmar que la NASA llevará a cabo la primera misión defensiva de la historia de la Tierra.

De esta manera, será en el año 2022 cuando se lanza al espacio DART. Se trata de una nave cuyo nombre no solo significa dardo en inglés, sino que también representa las iniciales en inglés de Prueba de Doble Redirección de Asteroides. ¿Qué es lo que busca? Muy sencillo: como si se tratase de una partida de billar, la NASA intentará que esta nave no tripulada golpee a un asteroide llamado Dimorphos, con el objetivo de hacerle cambiar su trayectoria y, por ende, descubrir que este sistema defensivo es viable para entender que podemos evitar un hipotético impacto en caso de que fuera necesario.

.

Dimorphos, que no representa ningún riesgo para la Tierra, es un asteroide que cuenta con 160 metros de diámetro y que gira en torno a otro asteroide llamado Didymos. De hecho, según los datos que tiene la NASA, el asteroide con mayor potencial de impactar contra nuestro planeta es el denominado 2009FD, que podría chocar contra nosotros en el año 2185… con un 0,2% de probabilidades. O, dicho de otra manera, a día de hoy no existe ningún tipo de evidencia de que un asteroide pueda impactar contra nosotros, pero la NASA quiere estar preparada por si lo necesitara.

.

Para ello, lanzará entre julio y septiembre de 2022 a DART, con el objetivo de impactar de forma directa contra Dimorphos, que en este momento estará a ‘solo’ 11 millones de kilómetros de la Tierra. El objetivo es muy sencillo: hacer que la nave impacte de manera frontal contra el asteroide para que este cambie su velocidad en un centímetro por segundo. A priori, no parece mucho, pero este golpe sería suficiente como para conseguir cambiar su trayectoria de manera definitiva. El hecho de que orbite alrededor de Didymos lo hace perfecto para que las futuras observaciones de los científicos determinen si se consiguió variar su trayectoria.

«Los asteroides que consideramos peligrosos son los que tienen un tamaño entre 140 y 150 metros de diámetro y que, además, puedan impactar de forma muy directa contra la Tierra. Eso sí, los que encontramos de manera más común con nuestras observaciones son los más pequeños. Hay un catálogo de centenartes de miles de asteroides, de los que se siguen sus trayectorias, siendo aquellos que se vigilan más cerca los que están en órbitas que pasan cerca de la Tierra, es decir, a varios millones de kilómetros de nosotros«, afirma Eduardo García Llama, ingeniero del centro Johnson, a ‘Más de Uno’, de ‘Onda Cero’.

DART es una nave que será relativamente barata, con capacidad para viajar a 6,6 kilómetros por segundo y que irá equipada con paneles solares para mantener su energía. De igual manera, contará con una cámara desde la que los expertos en la Tierra dirigirán su navegación, además de un satélite cúbico que se desprenderá pocos días antes del impacto para monitorizar si el asteroide ha cambiado su trayectoria. Si se tiene éxito, Dimorphos deberá acortar el tiempo que tarda en orbitar Didymos en varios minutos, algo que se podrá determinar gracias a la variación de brillo que existirá tras el impacto.

De momento, la posibilidad de que un asteroide pueda golpear nuestro planeta es tan ínfima que ni siquiera supone un riesgo real. Sin embargo, llevar a cabo este ambicioso plan, desarrollar una tecnología que sea efectiva y poder monitorizar el éxito de la misión requiere de un tiempo que, en caso de necesidad, no tendríamos. Por ello, la NASA decidido ponerse manos a la obra antes de encontrarse con un hipotético problema: en menos de dos años, DART golpeará asteroides. Así es como será la primera misión defensiva estelar de la historia de nuestro planeta.

.
logo movisis

noticias internacionales 

MOVISIS.ORG
SIEMPRE CON TIGO