Un equipo internacional liderado por el Instituto de Ciencias del Mar de Barcelona (ICM-CSIC) demuestra el crecimiento de una falla reciente en el mar de Alborán, llamada falla de Al-Idrissi, fuente del terremoto de magnitud 6,4 en la escala de Richter que afectó las zonas de Melilla y el sur de la península ibérica en enero de 2016.

.

El estudio, publicado en Nature Communications, muestra la generación y el crecimiento de una falla activa en el mar de Alborán, una cuenca joven situada entre las placas tectónicas de Eurasia y de África, ha informado este lunes el CSIC en un comunicado.

El sistema de la falla de Al-Idrissi, que cruza la parte central del mar, se encuentra en el límite de ambas placas, y es la estructura tectónica activa más larga de la región, con unos 100 kilómetros de longitud, y se desliza casi 4 milímetros al año. “Nuestro trabajo muestra, por primera vez, la estructura detallada de un sistema de fallas en su etapa inicial.

Un equipo internacional liderado por el Instituto de Ciencias del Mar de Barcelona (ICM-CSIC) demuestra el crecimiento de una falla reciente en el mar de Alborán, llamada falla de Al-Idrissi, fuente del terremoto de magnitud 6,4 en la escala de Richter que afectó las zonas de Melilla y el sur de la península ibérica en enero de 2016.

Este sistema de fallas incipiente es una oportunidad única para estudiar el crecimiento y evolución de una falla joven”, ha explicado la investigadora del ICM-CSIC Eulàlia Gràcia Mont. El estudio ha empleado una metodología que combina datos de alta resolución batimétrica para obtener el relieve tridimensional de la falla Al-Idrissi con un elevado nivel de detalle. “Ahora que conocemos con detalle esta estructura de falla que está creciendo, podemos establecer con más precisión la posible evolución sísmica de este sistema”, ha sostenido la investigadora.

.
.

Fuente: 20minutos.es