Incendio en reserva de Sian Ka’an en playas del Caribe mexicano

.
  • La Reserva de Sian Ka’an es un espacio natural protegido que se localiza en la costa caribeña del estado de Quintana Roo, México. Fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en el año 1987
  • En ella también viven decenas de especies en peligro de extinción.

  • El nombre Sian Ka’an es una palabra maya que significa “Puerta del Cielo”, que apelaría a la ilusión óptica que se crea por la unión de la laguna color azul turquesa con el cielo.

Dos incendios forestales devoraron unas 2.500 hectáreas de la Reserva de la Biósfera de Sian Ka´an, a unos 200 kilómetros al sur de Cancún, México fue controlado en un 70% y liquidado en 40%, informaron autoridades ambientales.
Un grupo de 139 combatientes de incendios, con apoyo de un helicóptero, trabajan en las labores de contención del fuego, que afectó un 0,25% de la reserva que mide más de medio millón de hectáreas a lo largo de las costas del Caribe mexicano en la península de Yucatán.
La Asociación Amigos de Sian Ka’an señaló que la falta de lluvia en las últimas dos semanas y las altas temperaturas del verano austral contribuyeron a la propagación de las llamas.

Gracias a las labores de extinción del siniestro, la zona arqueológica de Muyil, territorio de la reserva de la biósfera, anunció su reapertura tras permanecer cerrada desde el lunes pasado

Muyi es una pequeña zona arqueológica con una pirámide de unos 20 metros de altura localizada a unos 60 kilómetros al sur de las ruinas mayas de Tulúm, un polo turístico frente a las costas del Caribe, en el estado de Quintana Roo.

El incendio no va a avanzar porque se están haciendo líneas contrafuego en el límite de la zona de manglares y vegetación que crece en los humedales con la selva, dijo el funcionario federal a periodistas.

.

La región que tiene más una veintena de restos arqueológicos, entre densos manglares, fue declarada patrimonio de la Humanidad por la agencia de la ONU para la cultura y la educación (Unesco) en 1987, para protegerla de la tala ilegal de maderas preciosas, que no obstante ha continuado de forma clandestina.