Los incendios forestales en Portugal siguen imparables , las altas temperaturas y los fuertes vientos, no ayudan a controlar el fuego

.

Ha dejado hasta el momento 40 heridos y 8.000 hectáreas de bosque calcinado.

Las condiciones climáticas desfavorables, con altas temperaturas y fuertes vientos, impiden controlar las llamas.

Unos 1.400 bomberos participan en las labores de extinción con ayuda de dos hidroaviones españoles.